1 de mayo de 2021

PORTABIDONES DOBLE...

Todo es muy difícil, hasta que nos encontramos con lo sencillo... 


Éste blogtículo sobre material, hace suya la frase del inicio, ya que llevaba tiempo cavilando en como solucionar el tema de transportar más agua en mi bici (para rutas largas o de bikepacking) y no tener que salir como casi siempre hago, con mi mochila de hidratación, que aunque me encanta y me sirve para cargar con más cosas y utensilios en rutas de varios días y microaventuras, hay días que me apetece realizar salidas y tener liberada la espalda de cualquier objeto. 

Ya tenía algunas ideas, había leído sobre algunos accesorios para doble bidón, conocía la versión de doble bidón de los triatletas bajo sillín (pero no posible en caso de rutas de bikepacking). 

También tenía la opción del "engendro" que sujeta la bolsa trasera de sillín y que permite la ubicación de dos bidones más (pero esa la tengo sólo para viajes de muchos días); incluso el verano pasado contemplé una muy buena opción en vivo y en directo en la Surly de un amiguete, que salvaba el hecho de no poder utilizar los portabidones del tubo diagonal, en el caso de cargar con alguna bolsa de cuadro, o las denominadas Long Tub Bag, que impiden por su tamaño y ubicación, el poder sacar los bidones con comodidad (incluso no poder sacarlos de forma "normal"). Sí, ya sé que hay portabidones que permiten la extracción del bidón o botella de forma lateral, (llevo uno de ellos en mi BTT de doble suspensión), pero yo andaba buscando la solución perfecta, práctica, sencilla, que funcione, y que además me permitiera cargar con más bidones.

Como he dicho, ya vi éste sencillo y económico artilugio el verano pasado mientras subíamos a dormir a la cima del  Moncayo,  en la bici del amigo Daniel Hincapié del "Torrezno Team",  pero  pensé  que aquello debía molestar al pedalear. No hace mucho, otro amigo "fabricante de sueños" y buenas rutas, Samuel Casado de CAMINOS DE FRONTERA  (interesantes rutas por la maravillosa y ciclable Soria) colgó unas fotos y un vídeo sobre el artilugio en cuestión, que ya me hicieron plantear que podía ser una muy buena solución a mis "problemas", y por si fuera poco, quiso la Santa Madonna del Ghisallo (protectora de los ciclistas) que me enterara de que otro buen amigo (gracias Javi Castillo) tenía un accesorio de éstos que no utilizaba.


                                              SANTA  MADONNA...!!!!

Dicho y hecho, me pongo en contacto con él y más raudo y veloz que el Coyote y que Amazon Premium juntos, casi sin darme ni cuenta...zassssssssssss.. ya tenía en casa la pieza salvadora..!!! 


Al grano... es un accesorio muy simple y ligero que permite colocar dos bidones en los ojales del tubo diagonal, y que nos facilita la extracción de los mismos sin problemas, al "esquivar" las bolsas que algunos llevamos en el interior del cuadro y sujetas al tubo horizontal.


Sólo encuentro que ventajas: ligero, práctico, económico, resistente, y lo más importante, y que a simple vista cuesta de creer, NO afecta ni interfiere lo más mínimo en el pedaleo. O sea...FUNCIONA.. !!! 




Si os interesa el invento, hay algunas cositas que deberíais tener en cuenta:

1.- Forma y diseño del tubo diagonal, o de cualquiera de las tuberías donde penséis ubicar dos portabidones... algunas de las modernas bicis graveleras llevan ojales para roscas hasta en la parte superior del tubo horizontal para las bolsas tipo Racing Bolt-On Top Tube de Apidura; por qué no un portabidones...???  

Es un accesorio que funciona muy bien en tubos clásicos de diseño y forma redondeadas; en otros cuadros de formas más cuadradas o triangulados (como p.ej.alguna Megamo) no acabará de encajar bien o incluso no se pueden poner. 

2.- La tornilleria para roscar los porta bidones, mejor sin son más cortos que los clásicos tornillos del porta bidón. La pestaña donde van enroscados, son de menor grosor, y si los tornillos son muy largos, no se fijaran los porta bidones, además pasarán al otro lado de la pequeña rosca, acabando por tocar en el cuadro (posibilidad de estropearlo). 

Si tenéis un juego de llaves Torx, los tornillos de los discos de los frenos van perfectos. Y si no como en mi caso, acabé utilizando unos tornillos que corrían por casa de los de fijar las calas de las zapas. Además al tener la cabeza conificada, quedan todavía más escondidos en el interior del porta bidón. 

3.- Mejor dos porta bidones iguales, y si es posible con dos opciones (diferentes alturas) de atornillado. En mis primeras pruebas (dejo fotos) no eran iguales, uno de los porta bidones, era 1 cm más largo que el otro, y me quedaba algo más "bajo". No interfería en el pedaleo, pero si que el espacio que quedaba entre mi talón/tobillo al pasar al lado de la parte inferior del porta, era mucho menor que en el porta bidón derecho. Fui a comprar uno igual a mi tienda de confianza, nada de extravagancias ni "carbonos" super fashion... plástico duro de toda la vida: además me di cuenta de que eran porta bidones de aspecto más "compacto" que otros, que conseguían "abrazar" mucho mejor los bidones, quedando un aspecto general mucho más compactado y ajustado. 

FOTO 1. Se puede ver el "desfase" del porta izquierdo respecto al derecho, quedando algo más bajo uno que otro. 



FOTO 2. Porta bidones idénticos. Queda el conjunto a la misma altura y mucho más recogido. 


4.- He estado haciendo pruebas, y haciendo "travesuras" con ellos los últimos 10 días. He forzado para conseguir "tocar" con los talones en algunas pedaladas al pasar a la altura del porta bidón, y no hay manera "humana", con una conducción normal (sin extravagancias) de tocarlos. Tan sólo en alguna fugaz ocasión, he podido notar como la parte interior del talón "rozaba sutilmente" con el bidón, pero ha sido en momentos en que buscaba de forma "expresa", la manera de tocarlo. Si realizamos un pedaleo normal, no toca. 

Quizás, se podría notar el roce con el bidón, si eres un@ ciclista que pedalea con el sillín muy avanzado, o en algún momento de subida muy dura y que tendemos a poner nuestro cuerpo adelantando sobre la punta del sillín. En alguna prueba que hice, noté que rozaba con la Diáfisis de la Tibia (parte exterior de la misma, más hacia la sección inferior del hueso, altura del Maleolo interno, el tobillo), pero ya os digo que ha sido en ocasiones muy forzadas y muy puntuales.

Conclusiones... 

Pero como es posible que haya podido vivir tanto tiempo sin éste valioso elemento en mi vida.. ???

O lo que es lo mismo, realmente es un "INVENTAZO" que soluciona de forma muy sencilla, ingeniosa y eficaz, la posibilidad de aumentar nuestro volumen de líquido, mientras realizamos rutas en verano, microaventuras, o rutas de varios días.  

SALUD, MONTAÑAS Y PEDALES...!!!



10 de abril de 2021

ANELLA VERDA...Micro Aventuras

"El secreto de la felicidad no consiste en tener siempre más, sino en desarrollar la capacidad de apreciar con menos. "(El Guerrero Pacífico.) 

Estas últimas semanas primaverales siguen llegando cargadas de incertidumbres e interrogantes (desde hace ya meses), y  vienen a su vez acompañadas de cielos azules y días luminosos, que son los culpables de que la libreta de deseos y proyectos, siga su curso natural, "engordando" y aumentando tanto las páginas en blanco de las hojas donde vuelco mis locuras y "ciclosofadas" a golpe de tinta azul y negra, como las ansias y las ganas de salir a pedalear por esos mundos "inciertos". 


Después de varios días dándole vueltas hacia donde ir... que caminos recorrer, por donde quiero pedalear, cual sería la mejor ruta; son tantas las ganas de volver a disfrutar de una MICROAVENTURA, que no acabo de pensar con claridad, por lo que decido hacer caso a la sabiduría popular, y dejarme llevar por la primera idea que me vino a la cabeza en éstos días, realizar una ruta de Bikepacking disfrutando de los paisajes de proximidad, en solitario, sin tienda, saliendo (y llegando) pedaleando desde casa, sin utilizar la comodidad del coche para los desplazamientos, y por supuesto, como ya es algo habitual y "espontáneo" en mí, sin planificar paradas ni donde voy a dormir. El Camino proveerá. 

Dicho y hecho. Manos a la obra: material, comida y bolsas a punto (no sin algún que otro "pequeño dolor de cabeza"), saliendo desde casa para subir a un tren que me acercará a la zona de la ruta escogida, que no es otra que la suma de la ANELLA VERDA de VIC (versión extended) más la denominada ruta VAN OSONEN, que une las ciudades de Barcelona y Vic, sólo que yo la abandonaré, ya de regreso, a la altura de los caminos y senderos que me llevarán de nuevo hacia la puerta de mi guarida. 


DÍA 1 

Recorro mis primeros 25 kms para llegar hasta la Garriga, donde cojo el tren que me dejará en Balenyà (Tona i Seva) punto en el que inicio mi particular versión de la ANELLA VERDA. 

Ésta ruta es un circuito natural ciclable 100x100 alrededor de la ciudad de Vic, que recorre una serie de emplazamientos y lugares de alto valor ecológico, paisajístico, histórico y cultural que permite valorar  y saborear a ritmo Sinprisero, la periferia de la ciudad, disfrutando de los rincones de la Plana de Vic. 

Yo la hice en sentido horario, acercándome primero hacia la zona de Tona y rodeando lo que queda de su "castillo", pasando por el Pla de Tona hacia Múnter, Malla, Sant Martí de Sentfores, pasando por Sant Ramón antes de cruzar la C-25, para llegar hasta el punto más al Norte y entrar por el ya "clásico" Club de tenis Vic. Al ser día festivo, el tema pandemia, más la hora a la que paso, las calles (carril bici) están desiertas al más puro estilo película de CF. 

Atravieso Vic por la zona del cementerio, el seminario y llego hasta el Puig dels Jueus, antiguo cementerio de los judíos que vivían en Vic. Hoy en día es una zona muy agradable que han recuperado de forma medio ambiental, plantando especies autóctonas de la zona (robles, encinas, sauces, etc ) recuperando un molino eólico más pozo y depósito de agua, y que es perfecta para tomarse un descansillo rodeado de tanto verde (a pesar de los cercanos polígonos que hay por la zona) 


Sigo en sentido Este hacía mi particular versión "extended", no sin parar en el archiconocido y fotografiado Pont d'en Bruguer, puente de origen medieval que permitía el paso por encima del río Gurri hacia las Guilleries. Sigo ruta hacia Folgueroles, bonito pueblo famoso por ser lugar de nacimiento del poeta catalán de finales de 1800 Mossén Jacinto Verdaguer (pero también de Nani Roma ).

Desde aquí hasta San Julià de Vilatorta, lugar en el que vale realmente la pena parar y curiosear alguno de los puntos de interés histórico de la Ruta del Aeródromo de Vilatorta, en un itinerario circular de unos 11 kms, que recorre los diferentes restos de las instalaciones que componían éste enclave, bastante activo  en tiempos de la Guerra Civil española  (refugios, hangares, polvorín, etc.)  


Sigo mi "periplo" pedaleando por pequeñas y solitarias carreteras de uso local y agrícola, en dirección Suroeste: Sta Eugénia de Berga, El Gurri (Taradell), la ermita de Sant Joan del Prat y de nuevo entro en Tona por un camino de tierra, que me deja cerca de una gasolinera en la que decido parar a comer alguna cosa en la pequeña zona de "Pikenike" (pic-nic) que tiene al lado, y comprar una botella de agua y la cervecita de rigor para la cena.

Ya "saciado", comido, limpito y "escoscado",  seguimos con Trinity (mí bici mestiza), dirección Sur, pero ya con la idea de comenzar a buscar lugar para pasar la noche. No me gusta (si no es necesario) apurar las horas del día; prefiero dejar unas horas de luz para poder saborear la calma, la esencia y las imágenes con las que me he ido impregnando durante todo el día.




A ésta altura es donde decido cambiar de track, para seguir el de la RUTA VAN OSONEN (RVO), que en su origen sale de Barcelona para llegar a Vic, evitando la molesta C-17, totalmente desaconsejable para bicicletas, y que va buscando alternativas mucho más seguras y protegidas, ideales para cicloides Sinpriseros. Yo la hago en sentido inverso que me va ideal para la ruta que tenía planificada  (además de que hay mucha más bajada, y menos tramos exigentes como en sentido Sur-Norte). 

Sigo pedaleando por Hostalets de Balenyà, y al salir pongo en modo ON mi radar de seguimiento de tecnología "intracelular"  AVDCD (A Ver Donde Cohones Duermo), no sin antes hacer una parada (en versión rezo de socorro) en la Iglesia de la Mare de Dèu de l'Ajuda (creo que no hace falta el "transleitor" ). 


Y vaya sí me sirvió la parada y la "plegaria". Mientras sigo por pistas de tierra, mi mirada ya se iba enfocando en unos bosques que veo algo más arriba, a las faldas del  Roc del Castellar. (Cerca hay una de las vías ferratas que más se realizan por estos lares). Diviso una zona que me parece la idónea, dejo la bici, inspecciono y repaso mentalmente mi pequeña lista personal de "imprescindibles" para la pernocta, y decido que sí, éste es el lugar. 

El Camino me ha proporcionado el sitio ideal (sin agua natural cerca) pero bajo árboles, con vistas sobre el Montseny, al abrigo de las posibles miradas de caminantes o excursionistas, y además con una "estructura" básica (muy básica) de lo que seguramente pretendía ser una cabaña hecha con ramas, lo que me dará algo más de refugio y opciones para colocar mi Tarp Tent. 


Silencio, alguna foto, meditación contemplativa, escuchar, sentir, una frugal y sencilla cena a base de Noodles con queso y un tomate, acompañados de una clarita, pero dejando espacio para una infu de jengibre y un trozo de turrón de café.

El placer de las cosas sencillas. 



DÍA 2

Me levanto bastante descansado, contento, sonriente, en calma. Las cosas sencillas, el saber apreciar y degustar lentamente los agradables matices de la Sinprisologia, dejan éstas divinas "secuelas". 

Las mañanas antes de pedalear, suelen ser muy "Slow Life"... contemplar, desayunar, preparar las bolsas, 4 estiramientos, contemplar de nuevo.. vestirme, últimos preparativos, revisar la bici, Gps a tope de batería y a punto... agradecer al bosque y a los Dioses por haberme ofrecido éste lugar, y dejarlo todo en mejor estado que cuando llegamos.

Vuelvo sobre mis pasos, y recupero, en una sencilla y deliciosa pista de bajada con vistas sobre la cima del Puigsagordí (lugar que es el final de la ferrata Baumes Corcades y punto de despegue de parapentes), la ruta de la RONDA VAN OSONEN (RVO), por la que transitaré unos cuantos kms hasta los caminos por los que me desviaré para llegar hasta casa. Pedaleando y sin problemas llego hasta Centelles. Parada y foto obligada en el original monumento y escultura del ingeniero y urbanista  Ildefons Cerdà, al cual se le considera como el padre del urbanismo moderno.


A partir de aquí y hasta la Garriga, entro en terreno desconocido para mí, (toda la ruta del día anterior me  era ya  bastante familiar, al  haber  vivido  durante  muchos  años en Osona), pero  por  debajo de Centelles, ya no lo conocía tanto, a excepción de dos lugares, pero ya anticipo que me sorprendió muy gratamente.  La  primera  parte,  como  en  todo  gran pueblo o pequeñas ciudades,  transcurre por las solitarias calles de algunos polígonos industriales, en estos días festivos totalmente deshabitados y en una "inquietante" tranquilidad. 

Una vez ya fuera de la zona industrial, vamos resiguiendo el GR-5 entre caminos de tierra, cielos limpios y azules, la calma que transcurre en éste lugar, todo ello pedaleando en suave subida, por el camino que une Centelles con L'Abella, mientras voy disfrutando de las preciosas vistas sobre el Pla de la Calma y el Tagamanent. Más tarde llegamos a la ermita y el pequeño cementerio de Sant Pere de Valldaneu (zona en la cual existe una pequeña pero coqueta escuela de escalada, La Soleià).  

Sigo disfrutando de ésta parte, hasta llegar a un punto en que pondremos a prueba como teníamos el estado de nuestros frenos, fuerte bajada con firme un tanto "pedregoso", y en dónde me reafirmo en lo acertado de la decisión de hacerlo de Norte a Sur, mientras voy "catando" el desnivel que se ofrece ante mí durante poco más de 1km (de subida prefiero no pensarlo). 





Cruzamos sin más un paso a nivel y llegamos a la ermita de Sta Eugénia del Congost; mientras vamos pasando de un lado al otro del río, mezclando pistas y caminos de tierra con trozos de asfalto más rotos para llegar hasta el Figaró, donde después de  la zona de la piscina, nos "metemos" por un estrecho sendero llamado Camino Fluvial del Congost, nombre del río que nace en el límite de la Plana de Vic, que nos acompaña desde ayer, y que tendremos de compañero de ruta en casi todo momento hasta Granollers. Muchos kms más abajo se une al Mogent, punto que da nacimiento y nombre al río Besós, el cual llega hasta las playas de Barcelona, desembocando en nuestro querido Mediterráneo. 


Éste tramo cuenta con algún tramo más "técnico", que se pasa sin problemas; pero al ser un camino más conocido que llega hasta La Garriga (población mucho más grande) y que es un día festivo, está algo más frecuentado de lo esperado. 

A partir de aquí tramos ya más conocidos y ciclados de forma habitual, aunque si que os recomendaría un paseo por la ciudad de La Garriga. Vale la pena visitar la Vila Romana de Can Terrés, la iglesia de la Doma o la ermita de Sta María del Camí, además de algunos de sus balnearios y edificios modernistas. 



Otro lugar que han renovado, y que sorprende es la zona del Parc del Falgar, ya en la ciudad de Granollers, lugar por el que podemos pedalear por muchas y diferentes opciones, al existir varias alternativas de caminos de tierra. Aquí no me me entretengo demasiado, aunque decido permitirme el momento Sinprisero del día, y entro al corazón de Granollers, para hacer una foto de la "mestiza" junto a la estatua del PATUFET, un conocido personaje de la cultura popular infantil catalana. 


Hago la foto y salgo "escopeteado" de la mezcla de hormigón y antenas, ya que les tengo una cierta "alergia". 

Aquí ya abandono la RVO, y como voy bien de tiempo y ganas, decido aventurarme un poco más, en busca de unos caminos de tierra que hace tiempo que no transito, evitando así el asfalto de ésta zona, y aunque en algún momento me "despisto", voy redescubriendo alguna cosa digna de mención como la Glorieta de la Miranda d'en Puntes, o un extraño, inesperado y asalvajado sendero que rodea una aislada urbanización, por donde ya me voy acercando (aunque todavía con grandes dosis de atención y con mis  dotes de orientación funcionando a tope en modo MODERN WARFARE), al punto al que quería llegar para, ésta vez ya sí, pedaleando sin prisas por agradables caminos y senderos conocidos, aunque con algunas rampas durillas, llegar de nuevo hasta la puerta de casa. 





EPÍLOGO

Dos días de Micro Aventura, de saborear las cosas sencillas y quitarle importancia a los números o a los kms recorridos, de dejar que sea el camino quién te guie y te proporcione esos momentos para cubrir nuestras necesidades más básicas, de seguir dándome cuenta de que no hace falta realizar grandes viajes, cuando la belleza la tenemos rodeándonos y a la vuelta de la esquina; dos días de seguir aprendiendo, creciendo, y como dice un buen amigo, ciclista y bikepacker: "Dormimos fuera porque nos sienta bien por dentro."

Salud y montañas.. !!! 

23 de marzo de 2021

TIEMPOS MODERNOS...

 Tiempo de silencios, de reflexiones, de pararnos un momento, mirar a nuestro alrededor, de respirar...

De un tiempo a esta parte, me sorprendo al observar como seguimos cayendo en la tentación (y en la ostentación) de pensar (y divulgar a los 4 vientos, y a ser posible en un tono elevado de voz) que el ciclismo y las bicicletas (en cualquiera de sus variantes), son lo mejor que uno puede encontrar en la vida (después de una buena sidra bretona, la crema de cacahuete, e incluso, en ocasiones, mejor que el sexo). 

Y añado en el mismo "paquete" de actividades sin las que parece que de un tiempo a ésta parte no podemos vivir, todas aquellas que ocurren en un entorno privilegiado, ilimitado y tan energético como son los bosques y las montañas. (Unos nos sentiremos más cerca de las bicicletas, otros de las carreras de montaña, algunos del alpinismo, otros de la escalada, el hielo, etc...)




No sólo es lo "mejor que nos podía pasar", sino que además lo convertimos en religión. 
Y como no tenemos suficiente con ponernos etiquetas o pertenecer a algún tipo de tribu, grupo o clan, nos "sectarizamos"... Antes uno salía en bicicleta por la montaña, ahora hacemos "Muntánbike"; los que salían ha hacer footing, ahora son Homo Runners (uys..perdón... hay quién sólo corre Ultras). 
Los que subían paredes, ahora hacen "Bloque", mientras arrastran entre piedra y piedra un "colchón" en la espalda.. (perdón un "Crash Pad"...) Mucho mejor que salgan un par de fotos en tú CV, o en la presentación del TINDER, de tú último Iron Man, que la foto de la  Orla Universitaria. Las carreras de orientación se han convertido en "Rogaines", y ya no nos basta con llegar y acabar una prueba, sino que el objetivo es ser Finishers y colgarlo en las redes (o es al revés...???)



A todo este batiburrillo de nomenclaturas, en el sector bicicleteril le sumaremos algunas tendencias, tales como p.ej.: los "carreteiros", delgados, depilados hasta las cejas, maillots de diseño, gafas que tapen cuanto más rostro mejor y los PP (además de "Potencialmente Peligrosos", son Pseudo Pros que no llevan guantes y parece que les dan más puntos en el "Esbrava" sí se saltan los semáforos en rojo)... Los Beteteros, monoplato, manillares cuanto más anchos mejor, ruedas gordas y mezclando botones para que se baje el sillín en los tramos más "peligrosos"; algunos llevan cascos con visera Enduro Style... Los Graveleros, caos y anarquía, depilados, sin depilar, con manillares curvos, ruedas gordas, finas, maillots enlicrados o con camisas de cuadros (ayyssss noooo.. que estos últimos son los Bikepackers, sin prisa, bermudas tejanas y cafetera en la bolsa del manillar, cuántas más bolsas para transportar cosas por todo el cuadro de la bici, mucho mejor...); sin olvidarnos de Single Speeders; los amigos del ciclismo de pista, etc... etc...(No.. no pienso decir ni una sola palabra sobre los que montan con E-bikes...) 

Y entre todo esta maravillosa fauna biciclista, aparecen de repente y sin previo aviso, auténticos "catálogos" de dos patas y tremendo colorido 3D en movimiento, luciendo tal marca o tal otra, y ahora transformados en "Youtubers" e "Influencers", ingenuos aspirantes a enviar al palco a Zugastis y Sanjuanes; incluso alguno hay que ha pedido algún tipo de crédito personal para poder adquirir tantas Go Pro o ése Dron de última generación conectado al satélite Galileo y que te sigue durante todo el día, incluso cuando vas a miccionar...Ver para creer.. (o era al revés...???) 
 



Erich From, conocido psicólogo y filósofo humanista, escribía que cuando intentamos imitar a los que nos rodean, pasamos desapercibidos, corriendo el riesgo de transformarnos en inconformistas incapaces de rebelarnos contra lo establecido, e incluso perdiendo nuestra libertad.

El nuevo siglo en el que nos hallamos, está plagado de posibilidades de interacción, de intercomunicación masiva e invasión 2.0, de sobredosis de contenidos audiovisuales volcados en "atrayentes" y esclavizantes redes sociales altamente contaminantes que deforman la realidad, priorizando el impacto mediático, aparcando las emociones y dejando los sentimientos a un lado. 

Sin darnos cuenta nos dejamos arrastrar por el valor (discutible) de nuestros logros y hazañas, dejando de prestar atención, e incluso "despreciando", el hecho de que para algunos (todavía quedamos unos cuantos), sea más importante el divertirnos transitando sin rumbo por bosques, caminos y montañas que contra el crono; que seamos capaces de disfrutar simplemente escalando, que estando más pendiente del grado de la vía que ha hecho el de al lado; que se me erize la piel recorriendo nuevas rutas y senderos con mi bicicleta, que pedalear obsesionado con los vatios de potencia que he generado...
Cómo hemos podido olvidar con tanta facilidad, que la distancia más corta entre dos personas es la risa...???


Tomarnos tan en serio a la hora de practicar este tipo de actividades, ahoga sentimientos, entierra la espontaneidad y aquella frescura con la que comenzamos a dar nuestros primeros pasos, nuestras primeras pedaladas, aquellas primeras rutas en bici con nuestros amigos, aquellas primeras flechas.

Finaliza otro Invierno. La Primavera ya está llamando a las puertas de nuestras casas. 
Quizás sea éste un buen momento para pararnos, y más con lo que nos está tocando convivir; para sentir como respira nuestro corazón y como laten nuestros pulmones, para olfatear nuestra piel y la de bosques y montañas, para mirar a nuestro alrededor y disfrutar con la llegada de nuevos aromas y nuevos colores, que a buen seguro llegarán acompañados de nuevos retos y proyectos con los que ponernos a prueba, seguir descubriendo, aprendiendo, creciendo. Pero sobre todo, intentemos no olvidar nuestra capacidad de disfrutar y de pasar buenos ratos  con los amigos...

Sed felices...!!! Nos vemos en las montañas...!!!



17 de marzo de 2021

RE-CONECTAR

 "Usted y yo no vemos las cosas como son. Vemos las cosas como somos."

(Henry Ward Beecher)

...una de las ventajas de ver las cosas como somos, es que nos permite encontrar la forma de conectar con nosotros mismos.

Nuestro yo interior puede ser muy potente si le prestamos la atención adecuada, si conseguimos alejar y "aparcar" por un rato, esas "miles de tareas" tan "importantes" que camuflan y esconden la voz de nuestra propia sabiduría, tan "amortiguada " y silenciada en éstos últimos tiempos algo más convulsos que de costumbre.
Cuando nos escuchamos a nosotros mismos, o cuando nos vemos, podemos conocer mejor, qué es aquello que nos re-conecta. Cada uno tenemos nuestra propia fórmula, nuestra llave secreta que abre la puerta a ése otro espacio o lugar de autoescucha y autoexploración donde buscamos refugio cuando algo nos preocupa, nos sentimos inquietos o agitados, y donde todo se detiene, aunque tan solo sea por unos instantes.

Y cada día más, me cuesta volver de ese lugar...





Pero también al escuchar esas pequeñas y fugaces señales que nos envía el Universo de tanto en tanto, que me llegan de forma inesperada como cuando suena el Furin que tengo colgado en el umbral de la puerta; uno no puede quedarse impasible ante esa señal o ese instante de vida que se abre ante nuestros ojos, y que reclama nuestra atención.

En contra de lo que haríamos, tal vez no haga falta alzar la vista para mirar el paisaje que nos rodea, o buscar con la mirada el horizonte y esos cielos azules que nos invitan a soñar y escapar hacía espacios o rincones donde "sentirnos libres"; quizás tan sólo necesitamos ver como somos, algo que en ocasiones puede parecernos "aterrador", pero para ello, nada mejor que cerrar los ojos e invertir nuestra mirada y que viaje hacía dentro, hacía nuestro interior.




Éste último año un tanto extraño y "diferente", me ha ofrecido la oportunidad de mirar más hacia dentro, y no tanto hacía fuera, de apagar el ruido del exterior para volver a escuchar el ritmo interior, ha vuelto a abrirme las puertas de esos reinos y esos rincones casi mágicos, en los que uno se siente seguro, esos espacios en los que uno escucha su verdadera voz, y en donde, casi sin darnos cuenta, nos sentimos conectados con nosotros mismos, y a la vez conectados con el resto de la Naturaleza, que a su vez está conectada con el resto del Universo.... Somos un TODO y TODO está interconectado.

...una de las ventajas de ver las cosas como somos, es que nos permite encontrar la forma de conectar con nosotros mismos, y con el resto de Universo...



PD.- Hoy hace un año de mi última publicación en éste blog. Creo que echaba de menos volver a escribir.

17 de marzo de 2020

LA BÚSQUEDA ...

Érase que se era, el nanoaño 30, día 39 de la luna plutoniana, semana 128 del calendario de Argos. Un panel indicaba que la nave y su solitario pasajero, debían de iniciar el regreso hacia el sistema estelar. No disponía de suficiente energia exobiológica para el regreso.


De pie ante el ordenador central de la nave, miró la extensión vacía del espacio arcaico.
.-"A las 26,55 horas la temperatura del vacío interestelar es de menos doscientos setenta y tres grados centígrados"- dijo -. Incluso sin tener en cuenta la sensación térmica, eso es frío, mucho frío.


Encontrar vida era uno de los principales propósitos del viaje. Muy pronto se había convertido en un propósito vital de Simón Key's. Viajaba por el espacio hacia los límites más lejanos de la galaxia. Hacía mucho, mucho tiempo que el Sol de la Tierra había desaparecido de la vista. Casi el mismo desde que comenzó a perder interés por las estrellas y por los planetas .

Había obtenido cierto placer examinando de cerca estrellas que se reconocían como parte de constelaciones importantes. Después de visitar algunos miles de estrellas, fue perdiendo el interés, después de visitar cientos y cientos de sistemas estelares, de haber encontrado miles de planetas con el potencial suficiente para contener vida, todavía se hallaba lejos de detectar alguna forma de vida por primitiva que fuese...


Las largas sesiones de análisis en la nave, sin casi comer ni dormir, sin compañía, daban siempre la misma respuesta frustrante que le partía el alma: no hay vida, muerto, estéril...

Año tras año, la nexogalaxia se convirtió a ojos de Simón, en una inmensidad vasta y terrible de aerolitos, polvo de estrellas, piedras insensibles y gases ardientes. Sólo pensaba en volver. Hasta que de repente, cuando iba a apretar el botón que le devolvería de vuelta a casa, al calor del hogar, en la pantalla del ciclopescaner de alta precisión, aparecieron aquellas huellas, tan familiares y esperanzadoras...


PD.-"Fantasía" inspirada en un cuento del escritor George Alec Effinger, titulado "UNO".
Este cuento lo podéis encontrar, en una fantástica recopilación de la colección Nova , de Ediciones B: "Obras Maestras" ( La mejor ciencia ficción del siglo XX ).

21 de julio de 2019

VIVIR...


"Si no quieres acabar en un manicomio, abre tu corazón y abandónate al curso natural de la vida." H. Murakami.

Y así andamos. Desde hace ya muchos años, más de los que tiene éste blog, éste rincón que me ha visto crecer, escalar, subir montañas, convertirme en cuentahistorias, conocer a tanta gente de tantos rincones diferentes. Años y años en los que me he tropezado, me he levantado, me he roto, me he reparado, he seguido adelante a pesar de...


Cuando uno nace se convierte en el centro del mundo (o eso creemos). En cuanto crecemos y nos hacemos mayores, todo cambia. Ya no somos el centro de atención a menos que nos lo propongamos. Cuanto mayores nos hacemos, más esfuerzo debemos hacer, nos hacemos conscientes de lo complicada que es la vida, y de lo que nos gusta complicarla todavía más... Hasta que un día, la vida nos muestra y demuestra que el desorden es tan hermoso como lo es el cielo por las noches, repleto de pequeños y tililantes puntos de luz que gritan arrítmicos al ritmo del latido de la tierra. 

Entonces nos damos cuenta de lo adorable que resulta la vida (nuestra vida) por su indefensión, por su fragilidad, que todo aquello que se derrumba a nuestro alrededor, es la vida misma (nuestra vida); y es nuestra vida (la vida misma) la que nos enseña a que no todo es tan grave, nos enseña a soltarnos, a dejarnos ir, a seguir latiendo, a vivir desde aquella tierna mirada del niño que fuimos y que nos sigue guiando por la senda de nuestro presente hacia ese futuro que no vemos pero intuimos.
Esa misma mirada tan llena de ternura es la que nos ayuda a esbozar "esa" sonrisa, no cualquier sonrisa, sino la de verdad, la que nos permite seguir adelante, la de sentir la libertad en cada poro de nuestra piel, esa sonrisa que consigue hacer explotar el día, al menos durante unos instantes, con la alegría en nuestros ojos. Es momento de VIVIR. 


PD.- Reflexiones pseudo ciclosóficas, provocadas por el puro y mero placer de pasar unos días alejado de relojes y móviles, en el reino del No Time No Space, simplemente viviendo y sintiendo... 
Sed felices...!!!