7 de octubre de 2014

MONTANUS...

"La respiración-explicaba el autor- constituye la actividad humana más importante pues precisamente a través de ella el hombre se comunica con el mundo.
Si dejamos de respirar dejaremos de vivir."

Viajes con Heródoto.- Ryszard Kapuscinski.



"Los pensamientos que acuden a mi mente cuando corro se parecen a las nubes en el cielo. Nubes de diversas formas y tamaños. Nubes que vienen y se van. Pero el cielo es siempre el cielo. Las nubes son solamente meras invitadas. Algo que pasa de largo y se dispersa. Y sólo queda el cielo. El cielo es algo que, al tiempo que existe, no existe. Algo material y, a la vez, inmaterial. Y a nosotros no nos queda sino aceptar la existencia de ese inmenso recipiente tal cual es e intentar ir asimilándola."

De qué hablo cuando hablo de correr.- Haruki Murakami.

PD.- El verbo correr puede ser substituido por cualquier otro que haga referencia a la actividad que más no guste o que más practiquemos. Escalar, pedalear, caminar, viajar... creo que en todas ellas, existen esos momentos de escucha interna, de viaje interior; algunas veces hacia ninguna parte, otras en cambio, dando de lleno en nuestros corazones.

Salud y montañas.. !!!


MONTANUS "The Call of the Mountain" from MONTANUS on Vimeo.

15 de agosto de 2014

NÓMADAS

Nómadas que buscan los ángulos de la tranquilidad,
en las nieblas del norte, en los tumultos civilizados,
entre los claros oscuros y la monotonía de los días que pasan.

Caminante que vas buscando la paz en el crepúsculo la encontrarás,
la encontrarás, al final de tu camino.

Largo el tránsito de la aparente dualidad,
la lluvia de Septiembre despierta el vacío de mi cuarto
y los lamentos de la soledad aún se prolongan.
Como un extranjero no siento ataduras del sentimiento,
y me iré de la ciudad, esperando un nuevo despertar.

Los viajantes van en busca de hospitalidad,
en pueblos soleados, en los bajos fondos de la inmensidad,
y después duermen sobre las almohadas de la Tierra.

Forastero que buscas la dimensión insondable
la encontrarás fuera de la ciudad, al final de tu camino.

FRANCO BATTIATO

Follow Your Way - Chile from Iść Swoją Drogą on Vimeo.

5 de agosto de 2014

ATRAPADO...


Por fin había llegado a la cumbre, ese pequeño espacio desde el cual poder admirar el resto de montañas y de sentir los latidos de su corazón. Tan sólo le queda que iniciar el descenso...


Se recoloca el casco y las gafas, ajusta su mochila, se encaja los guantes, un trago de agua, la cala en el pedal, vistazo al recorrido de bajada. Los descensos suelen encerrar más peligros que las subidas; y este descenso es de los peores.

Los nervios afloran durante los primeros metros, sabe lo fácil que sería trazar de forma equivocada y caer hacia la oscuridad, pero también sabe que todo viaje y toda montaña nos deja su señal.

La piel arañada, la velocidad en el rostro, dedos y antebrazos agotados, músculos doloridos, el alma plena..


Sabe con absoluta certeza que una caída sería un billete al infierno, así que desciende guiado por el instinto y la velocidad, dedos en las palancas de freno, trazando sin perder la concentración, compensando con el cuerpo, cansado, asustado...

Después de un largo descenso y de mantener la vista fija en el sendero, de impregnarse de latidos de vida en cada centímetro de camino, levanta la mirada y se da cuenta de que sin saber como, había llegado de nuevo a la cumbre, a la cima de esa montaña desde la que poder admirar el resto de montañas... Tan sólo le queda que iniciar el descenso...


14 de julio de 2014

LO QUE NO SOMOS...

Después de horas de esfuerzo, de pedalear al ritmo de la vida, de jugar con raíces y senderos de vértigo, de disfrutar de los bosques perennes, de llegar hasta la cima de esa montaña eterna, de sentir el viento, de sentirse vivos, de complicidades; se abrazan, hacen unas fotos, un trago de agua, unos minutos de silencio ...

Es hora de bajar. Cada uno es un mundo. Cada uno persigue su camino.


Al llegar abajo se quitan guantes y casco, la móchila con el Camelback, se cambian el calzado, ropa más cómoda, sonríen al verse los rasguños en las piernas. Suben al coche...

Y así, lenta y progresivamente, van volviendo a ser aquello que no son...


PD. No seria justo omitir la fuente de inspiración de este cuentito .
La lectura del poema "Amor 77 " , escrito por el "padre de los cronopios " .

2 de julio de 2014

Viajes con HERÓDOTO..

"Heródoto viaja con el fin de encontrar una respuesta a su pregunta de niño: cómo es que en el horizonte aparecen naves? de dónde han salido? de qué puerto han zarpado?. O sea que lo que vemos con nuestros propios ojos, no es aún el límite del mundo? hay otros mundos todavía? cómo son? Cuando crezca, querrá conocerlos. Aunque más vale que no crezca del todo, que conserve un poco de ese niño curioso que es, pues sólo los niños plantean preguntas importantes y de verdad quieren aprender.
Y Heródoto, con su entusiasmo y apasionamiento del niño, parte en busca de esos mundos. Y descubre algo fundamental: que son muchos y que cada uno es único. E importante.



Y que hay que conocerlos porque sus respectivas culturas no son sino espejos en los que vemos reflejada la nuestra. Gracias a esos otros mundos nos comprendemos mejor a nosotros mismos, puesto que no podemos definir nuestra identidad hasta que no la confrontamos con otras.



Por eso, después de hacer este descubrimiento -otras culturas como espejo en que mirarnos para comprendernos mejor a nosotros mismos- cada mañana, a la salida del sol, incansablemente, Heródoto reanuda su viaje." 
Ryszard Kapuscinski .- Viajes con Heródoto. 


PHOTO nº1  by Uri Batista  -  2,3 y 4 PHOTOS by Pekas.

25 de abril de 2014

RUTA DEL TORB...

Estos años están siendo ricos en matices, abundantes en nuevas perspectivas, nuevos puntos de encuadre desde los cuales poder visionar ese ángulo, ese rincón que uno no podía percibir de forma adecuada desde el lugar en el que se hallaba ubicado, y que me ofrece nuevas y hermosas vistas, nuevas texturas, nuevos y renovados horizontes.
Pero esas nuevas "fronteras", esos nuevos "sabores", esos nuevos horizontes, no se dejan alcanzar, si uno no cambia ciertos hábitos, ciertas costumbres; soltar ciertos lastres para dejarse llevar, y simplemente... vivir..


Tal vez por  todo ello, hace casi un año, de forma espontánea, aparqué cuerdas y pies de gato; sin rencor, sin dolor, sin pena, simplemente pasó. Y no es que uno haya dejado de lado las montañas o las rocas o las ganas de disfrutar de cuerpo y mente en el mundo vertical, sino porque tal y como decía Galeano "En los extravíos nos esperan los hallazgos, porque es preciso perderse para volver a encontrarse."
Quizás necesitaba volver a perderme por viejos caminos, para volver a encontrarme con viejos conocidos.

Y eso es lo que llevo haciendo estos últimos tiempos. Reencontrarme con mis amigas las montañas, los valles, las cimas nevadas, los ventosos collados. Unas veces en bicicleta; otras planificando, preparando y organizando carreras de montaña; otras realizando travesías y salidas, ligero de equipaje y con los ojos y el alma bien abiertos para impregnarme de toda la energía cósmica que desprenden esos gigantes de piedra. No importa el cuando, ni el donde, sino el cómo... "Cada vez me interesa menos la altura a la que puedo subir o la distancia que puedo caminar. Son los abismos de mi alma, el hecho de estar perdido en la soledad, lo que influye sobre mi curiosidad". (R. Messner)


Con éstas premisas y hace ya más de medio año (Agosto de 2013), que realizamos una ruta por Pirineos, pasando de refus guardados, en régimen de "autosuficiencia", vivaqueando a poder ser, por lugares más "solitarios" (si es que hoy en día hay todavía algún rincón del Pirineo en el que puedas estar solo durante días). La escogida es la Travesía de  los Refugios del Torb. Una ruta que transcurre por el Pirineo más Oriental, no tan conocida ni "masificada" como otras rutas ya existentes y archiconocidas de nuestro querido Pirineo (Carros de Foc, Cavalls del vent, etc..)

Se apuntan la Ruth y el amigo Carles, a los cuales pre-aviso de mis intenciones: 4 días para realizar los 72 kms y 4.950 mts de desnivel positivo (nosotros hicimos una pequeña variante para evitarnos la parte de la ya conocida y masificada Vall de Núria); con los trastos y comida encima (dieta austera), mochilas "ligeras", priorizando el dormir bajo las estrellas, y sobre todo, muchas ganas de disfrutar con lo que nos vayamos a encontrar. 


Está claro que no voy a alargarme aquí, explicando todo lo que nos paso, las características y los datos específicos de la ruta (de hecho recuerdo que yo no quise leer nada al respecto, ni opiniones en los foros, ni buscar demasiada info). Simplemente sentía la necesidad de reencontrarme con las montañas, con valles, con las nubes, con la lluvía...
.-Si que puedo comentaros que es una ruta fantástica con unas hermosas vistas sobre una parte del Pirineo algo "olvidada". Todos solemos invadir la zona de Ull de Ter, la Vall de Nuria... pero no solemos mirar demasiado hacia el Este.
.-Es posible realizarla con un pequeña planificación y pasando de los refus guardados (son pequeños, están abarrotados y sobre los precios mejor no hablar.)
.-En Francia se puede acampar, plantar tienda, vivaquear, hacer fuego en algunas zonas cercanas a refus (Carança), con lo que la travesía se hace más apetecible y "aventurera".
.-A pesar de que en el mapa especifico de la travesía no te habla de ellas, hay varias cabañas y refus de uso libre a lo largo del recorrido; por lo que uno se puede plantear la travesía en autosuficiencia y ligero si le viene en gana, sin tener que arrastrar la tienda o pernoctar en los refus guardados.
.- Se puede alargar y endurecer subiendo a las dos cimas que se hallan en los dos extremos más opuestos de la ruta; Puigmal y Cánigo.


Anécdotas: Muchas y de todos los colores. Quizás la más relevante es la que hace especial referencia al nombre de la ruta: el TORB, un conocido y temido viento, muy típico en ésta zona del Pirineo, que suele aparecer de forma muy repentina (es dificil de predecir), levantando la nieve y produciendo unos remolinos muy violentos, junto a un brusco descenso de las temperaturas. Por lo que, a pesar de realizar la ruta en plena mitad de agosto, fuimos sorprendidos al final de la misma, por una terrible tormenta de agua, rayos y granizo, que nos tuvo corriendo como alma que lleva el diablo, desde unos metros antes de llegar a Coll de la Marrana, hasta el parking de Vall-Ter, lugar donde habíamos dejado el coche 4 días antes.
Momentos de tensión, de oír y ver como iban cayendo los relámpagos en las crestas de la zona; ver como bajan a toda velocidad por delante de tí dos manadas de rebecos asustados hacia el fondo del valle... Recuerdo mirar a mis compañeros, menos montañeros que yo, y decirles mirándoles fijamente: hay que salir corriendo de aquí , y no se para nadie hasta llegar abajo...
El dolor en la cara del viento frío y de los aguijones en forma de granizo; los zumbidos eléctricos de los cables de la estación al caer los relámpagos; llegar abajo, bajo un porche de los edificios de la estación de esquí, y ver que no hay ninguna parte de tu cuerpo ni de tu ropa que no este mojada, mojados hasta el alma... Darme cuenta de que aquella mochila que compré hace años, es una de las mejores compras de mi vida, ya que a pesar de la cantidad de piedra y agua caída, consiguió mantener seca y caliente la poca ropa que me quedaba limpia. Gracias Grivel

.- Travesía realizada a mediados de Agosto del 2013, junto a Ruth (una jabata.. ) y Carles (otro champión). Reencuentro con montañas y senderos, valles y cimas, collados con vistas de ensueño, en buena compañía, y con el único objetivo de impregnarse de belleza y de silencios. Puedo deciros, que lo conseguimos.


14 de abril de 2014

Espejismo...(ULTRABIKE 2013).

Fue como sí el viento de principios de Otoño los hubiese arrastrado hasta allí esa noche.
Venían desde los cuatro puntos cardinales, acompañados de un fuerte viento, desagradable, cortante y frío. Llegaron flotando como hojas secas y periódicos amarilleados por la humedad, procedentes de mil lugares y de ninguna parte. 


Vestían con trajes y camisetas, pantalones cortos y zapatillas; llevaban mochilas y bolsas de plástico bajo el brazo; susurraban, hablaban a solas o guardaban silencio, como la noche. 
Fue como si el frío viento de Otoño los hubiese llevado hasta allí. Quizás fue así. 

El primer viento del Invierno avisó soplando desde el Norte. Trajo dudas, cielos negros y agua. Era traidor y cortaba como el frío filo de una navaja. Si te tocaba la piel, ya podías taparte hasta las entrañas. Una vez en tu cuerpo, no volverías a ser el mismo. 


Se dispersaron en la noche con sus máquinas, camino de ningún lugar, silenciosos, con el vacío en el estómago y el futuro incierto en la mirada. pero se fueron más vacilantes de lo que habían llegado, como si durante la noche hubieran visto algo impuro y desconocido en su interior. Algo que seguro no iban a olvidar.


Durante horas sucumbieron a la compañía de cielos y bosques, de sonidos que mostraban el presente y de senderos que se abrían al futuro. Las tormentas se abrieron paso de nuevo, dejándoles la piel marcada por la humedad y por la incerteza. Sólo unos pocos llegaron, y unos muchos sucumbieron a la inquietud y desazón de sus almas. 


Se fueron lentamente. Solitarios. Sin el abrigo del grupo, cambiando la seguridad de las débiles luces por la cálida certeza  del regreso. 

Fue como si la noche los arrastrara hacia su negro corazón, desapareciendo de nuevo en la lejanía, como si la oscuridad se los hubiera tragado.

Quizá fue así.


PD 1.- Relato totalmente personal ( y etílico-imaginativo) de lo que aconteció durante un finde del mes de Octubre pasado, durante la 1ª edición de la Ultrabike 2013.  Ya sabéis que si queréis descubrir la verdad...lo mejor es que nadie os la cuente. ;-)

PD 2.- PHOTOS propiedad de Besttrail , con el arte y el buen ojo de Oriol Batista Viñas