Mostrando entradas con la etiqueta Cuentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cuentos. Mostrar todas las entradas

14 de julio de 2014

LO QUE NO SOMOS...

Después de horas de esfuerzo, de pedalear al ritmo de la vida, de jugar con raíces y senderos de vértigo, de disfrutar de los bosques perennes, de llegar hasta la cima de esa montaña eterna, de sentir el viento, de sentirse vivos, de complicidades; se abrazan, hacen unas fotos, un trago de agua, unos minutos de silencio ...

Es hora de bajar. Cada uno es un mundo. Cada uno persigue su camino.


Al llegar abajo se quitan guantes y casco, la móchila con el Camelback, se cambian el calzado, ropa más cómoda, sonríen al verse los rasguños en las piernas. Suben al coche...

Y así, lenta y progresivamente, van volviendo a ser aquello que no son...


PD. No seria justo omitir la fuente de inspiración de este cuentito .
La lectura del poema "Amor 77 " , escrito por el "padre de los cronopios " .

14 de abril de 2014

Espejismo...(ULTRABIKE 2013).

Fue como sí el viento de principios de Otoño los hubiese arrastrado hasta allí esa noche.
Venían desde los cuatro puntos cardinales, acompañados de un fuerte viento, desagradable, cortante y frío. Llegaron flotando como hojas secas y periódicos amarilleados por la humedad, procedentes de mil lugares y de ninguna parte. 


Vestían con trajes y camisetas, pantalones cortos y zapatillas; llevaban mochilas y bolsas de plástico bajo el brazo; susurraban, hablaban a solas o guardaban silencio, como la noche. 
Fue como si el frío viento de Otoño los hubiese llevado hasta allí. Quizás fue así. 

El primer viento del Invierno avisó soplando desde el Norte. Trajo dudas, cielos negros y agua. Era traidor y cortaba como el frío filo de una navaja. Si te tocaba la piel, ya podías taparte hasta las entrañas. Una vez en tu cuerpo, no volverías a ser el mismo. 


Se dispersaron en la noche con sus máquinas, camino de ningún lugar, silenciosos, con el vacío en el estómago y el futuro incierto en la mirada. pero se fueron más vacilantes de lo que habían llegado, como si durante la noche hubieran visto algo impuro y desconocido en su interior. Algo que seguro no iban a olvidar.


Durante horas sucumbieron a la compañía de cielos y bosques, de sonidos que mostraban el presente y de senderos que se abrían al futuro. Las tormentas se abrieron paso de nuevo, dejándoles la piel marcada por la humedad y por la incerteza. Sólo unos pocos llegaron, y unos muchos sucumbieron a la inquietud y desazón de sus almas. 


Se fueron lentamente. Solitarios. Sin el abrigo del grupo, cambiando la seguridad de las débiles luces por la cálida certeza  del regreso. 

Fue como si la noche los arrastrara hacia su negro corazón, desapareciendo de nuevo en la lejanía, como si la oscuridad se los hubiera tragado.

Quizá fue así.


PD 1.- Relato totalmente personal ( y etílico-imaginativo) de lo que aconteció durante un finde del mes de Octubre pasado, durante la 1ª edición de la Ultrabike 2013.  Ya sabéis que si queréis descubrir la verdad...lo mejor es que nadie os la cuente. ;-)

PD 2.- PHOTOS propiedad de Besttrail , con el arte y el buen ojo de Oriol Batista Viñas

4 de marzo de 2014

LA RESPUESTA...

De acuerdo. Sí. Lo acepto. Estaba triste.
Llevaba días preguntándome porque las cosas de este mundo, ya no tenían el mismo sabor, no tenían texturas ni colores.

Creo que hacía tiempo que, sin saberlo, lo tenía decidido.
Me acerqué en silencio hasta las rocas que me vieron crecer y en las que aprendí a confiar en las montañas. Me dejé llevar. Me abandoné por completo a sus formas, sus agarres, su ancestral aroma; de su mano atravesé océanos de piedra y de recuerdos; llevado por glaciares y lejanas cimas conocí el amanecer; seducido por desplomes y repisas de granito conocí el sonido de la noche; antes de ser devuelto a la base de la pared de nuevo.

Mis párpados, suaves y cerrados, arrastraban la huella del abismo y de la soledad; mi boca guardaba el sabor áspero del conglomerado, y mis manos reflejaban una vida en la vertical.

De repente toda aquella gente que gritaba a mi alrededor.
Ahora que tengo la respuesta, ya no tengo más preguntas.
 

PD. Un año algo alejado de las cuerdas y de los gatos (que no de la inactividad) provocan que mi febril imaginación viaje y navegue hacía lugares insospechados, rincones en los que uno se enfrenta, más que nunca, a sus propios temores, a sus monstruos; a los que aprendí a derrotar gracias a las letras, a las palabras, a los cuentitos que, como éste, me invitan a seguir soñando y a seguir caminando.

Un abrazo repleto de energía renovada, de nuevas ilusiones, de sonrisas...!!!

15 de enero de 2013

LA FACU / SAVASSONA

Hoy es un día gris y frío. El Invierno nos muestra sus colores, sus texturas, sobre todo en las zonas de montaña, en donde, por fin, está cayendo la tan ansiada, deseada y mágica nieve. Pero hoy no quería hablar de ese manto nevado, gracias al cual, muchos de nosotros hemos puesto en marcha nuestro dispositivo de motivación y nuevos sueños, imaginando y planificando desde éste mismo instante, qué montañas, qué paredes, o por qué laderas ascender con los esquíes, con los piolets, volver a sentir el sonido áspero y antiguo que se escucha cuando las puntas de los crampones se clavan en la nieve dura, tiñendo toda la escena de momentos de intimidad y de presente.


El pasado fin de semana estuvo lloviendo y nevando en media Cataluña (nevando en casi todo el Pirineo y en muchas zonas del resto del país) y a pesar de ello, después de consultar las webs especializadas de meteo, se podía observar que hacia el Sur de Barcelona, la tormenta podía pasar de rasqui y dejarnos escalar un rato. No lo dudamos, y "voto a brios", que acertamos. El domingo pudimos disfrutar de una magnifica jornada de escalada, sin agobios, ni una gota de agua, encontrándonos diversos grupos de amigos y conocidos que huían de otras zonas en las que había o estaba lloviendo.


La zona elegida fue La Facu. Una escuela "clásica", en la que se escala desde los años 70, y que se ha visto rejuvenecida gracias al equipamiento ( y reequipamientos) de nuevas vías. En estos momentos cuenta con unas 75 vías y con dificultades de 4b hasta 6c+, roca caliza con itinerarios verticales y atléticos, y con una altura que ronda desde los 20 a los 35 metros en muchas de sus vías ( al loro con las cuerdas ).  Es por todos sabido que es un lugar en el que se puede escalar durante casi todo el año (a evitar los días más calurosos).


El domingo fue unos de esos días en los que, además de escalar un montón de buenas vías, exprimí la máxima que leí a un conocido escalador de estos lares, y que suelo tener presente en mi vida, de forma habitual, desde que tengo memoria:
"No es lo que escalas, sino el como y con quién". 



Y como no sólo de roca vive el hombre, comentaros un delicioso regalo que me dejo el Tió en casa de una amiga  (gracias Carol, me ha encantado), y que a pesar de no tener una relación directa con nuestra actividad, si que tiene una estrecha vinculación con una de las zonas de bloque, más bonitas y mágicas que solemos frecuentar.


"Savassona, Bosque de sacrificios", es un sencillo y bonito libro que narra la historia de Claudia, una chica curiosa y sin demasiados miedos, que decide hacer un trabajo para el instituto sobre la caza de brujas en Cataluña, y que para ello se va hasta los antiguos bosques de la Plana de Vic, donde hace tiempo que hubo brujas, y que fueron perseguidas. Allí se verá las caras con brujas de verdad, con bandoleros, con nobles de innobles pensamientos y seres de la mitología catalana. Pero además, la intención de la autora, Carolina Lozano, es que destina todos los beneficios que se obtengan de la venta del libro a la Marató de TV3, y que éste año van destinados a la lucha contra el cáncer.


Os dejo el link del proyecto. Savassona, bosque de sacrificios.
Hay edición en catalán y en castellano acompañada de CD, boligrafo, tarjetas, etc...
Y para despedirme, como no, el video de Savassona, con las palabras del conjuro o hechizo, tener cuidado al nombrarlas, no vaya a ser que la próxima vez que andéis blocando por la zona, os llevéis alguna "sorpresa".

"Hécate, Ishtar y Lucifer astado
acudid por la sangre del inocente sacrificado,
porque os llama el mal encarnado en amazona,
porque somos las brujas del bosque de Savassona".

6 de enero de 2013

AÑO 2013...

.-Permitánme que lo dude, sr. y sra Charma, pero no me parece muy normal que deseen tener un hijo así...

...verá, es que nosotros... 

.-Para una persona artificial, zoomórfica y evolutiva, el ansia de tener un bebe creciendo dentro de su cuerpo no parece natural. Es más, me parece absolutamente ridículo.

...pero...


.-La fecundación In Vitro por criopreservación de ovocitos madurados, es mucho más razonable e higiénico que en vivo. Por favor..!!!

...pero es que nos gustaría tenerlo por el antiguo sistema...

.-Hacerlo como los animales...??? Con sangre gritos y dolor..??? Por los nanómetros del primer robot artificial, señor Charma, seamos serios. Ésta es una empresa modelo, moderna y respetable.  



...pero es que mi mujer.. ya está embarazada...!!!! 

.-Entonces, para qué han recurrido a nuestros servicios....??? 

...lo que querríamos es que nuestro hijo....naciera escalador...!!!  Ya sabe..ahorrarle las burlas de los compañeros de la escuela por no querer jugar a fútibol; evitar que las horas de clase en el hibernario matemático le mermen la capacidad de disfrutar de las alturas; que ya desde pequeño sienta curiosidad por saber que hay más allá de éstas cúpulas aislantes; que tenga el deseo de llegar a lo alto de las montañas para sentir, aunque sea por una sola vez en su vida, la mágica sensación que provoca la caricia del aire en el rostro....Esas cosas...


.-IMPOSIBLE...!!! Pero qué se han pensado...???

...pero su compañía dice en el folleto...

.-De ninguna manera, sr. Charma. Sus deseos atentan directamente contra la ética que rige los pilares de ésta empresa, contra las leyes capitolinas y contra los fundamentos básicos de la cosecha de los tributos. Háganse un favor, piénsenlo con calma. Ya verán como en unas semanas olvidan este absurdo y delirante capricho. 



PD 1.- "Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvía..." (Roy Batty). 

PD 2.- Alucino-cyber-cuentito provocado por la larga exposición del que suscribe, a largas sesiones de roca, altura, aire, sol, risas, felicidad...!!! Salud y montañas..!!!

28 de septiembre de 2012

FRÁGIL...

Frágil. Soy frágil. La vida es frágil. Pero mi fragilidad no me convierte en vulnerable. Mi fragilidad me muestra ante la vida.
Lo duro se convierte en frágil, en el mismo latido que la fragilidad se hace fuerza.
Amanece. Salgo de la cueva de nieve hacia la cima. La montaña me abre sus brazos. Profunda, extensa, oscura; arrastro en cada pisada parte de mí mismo. Soy frágil.

Abrazo, reconozco y acepto mi fragilidad. Se la ofrezco a la montaña. Me reconoce. Ella también abraza esa fragilidad, y a cada paso que doy, acepta todo lo que soy.
Me muestra que ELLA también es frágil. Es hora de dejar de caminar y de volver a casa.


PD.- Texto extraído en plena improvisación tras una dinámica grupal con compañeros de clase.
PHOTO by Richard Mercier ( San Google.. ;-)))

11 de junio de 2012

MICROCUENTO...

Esta noche he tenido el mismo sueño de siempre, el mismo que me persigue desde hace años. Pero ésta vez era distinto...algo había cambiado. Era más real.....!!! Por eso, he decidido no volver a despertar...

21 de mayo de 2012

GLADIATOR...

Hace ya algo más de 5 años, que estas Montañas de cronopios comenzaron a caminar por la bloguesfera. Semanas, meses, años en busca de letras, persiguiendo horizontes, conociendo nuevos amigos-as, unos face to face, otros a través del misterioso Internet. Noches solitarias frente a un teclado con la intención de mostrar y revivir las emociones, aprendiendo, creciendo, latiendo. 

Desde hace unos días, que mi cabeza anda recordándome uno de los primeros textos que aparecieron por aqui en forma de cuento. Pero cuánta verdad encerraban sus entrelíneas y sus silencios. 
Sencillamente quiero celebrar con todos-as vosotros-as, el blogtículo nº 300.. quizás por lo espartano ( y luchador ) del número, por la situación actual, porque seguimos luchando, porque sigamos luchando...porque si... !!! 
GLADIATOR, el guerrero de la roca.


Una brisa templada y húmeda acariciaba la piel de aquellos valles. Mi piel curtida por el paso del tiempo y por el frío, me seguía recordando las diversas heridas que antiguas luchas y dolorosas palabras habían dejado. Muchas batallas, algunas pérdidas, pocas ganadas, casi ninguna ganada.
Nadie gana una batalla a pesar de poder volver a dormir esa noche en tú propio lecho. Seguía agarrado a la roca...

Habíamos entrado en combate y pronto me di cuenta que mi interés por la lucha era mínimo, ni siquiera la propia supervivencia conseguiría que me mostrara más agresivo.
Sí, me gustaban las artes del combate, las artes guerreras. El Maestro Sun Tzu dice : "En esencia, el Arte de la Guerra es el Arte de la Vida".                         
Pero nada de nada el olor a rabia, a sangre, y menos el de la mía.

Otro torneo, otra batalla. La gente gritaba y aclamaba a los guerreros de la roca, les importaba bien poco las bajas, las caídas, la ausencia de vida expirada en un santiamén. Los gladiadores de la roca luchábamos entre nosotros sin importarnos razas, colores, religiones o doctrinas (aunque éstas últimas fueran para todos la misma.)


El espectáculo estaba servido en cada torneo, en cada reto, en cada línea.

Los guerreros de la roca llevábamos siglos luchando. Una sibilina estrategia de las Sociedades Oscuras de Teredhan y los Señores del Poder para mantenernos controlados  (y no éramos capaces de darnos cuenta hacia donde nos estaba conduciendo aquella lucha entre nosotros ).

Adorábamos a los mismos Dioses, ( viento, libertad, rocas, cimas, nieves..) pero sólo hacíamos que golpearnos, luchar sin piedad entre nosotros mientras éramos jaleados por un público que nos gritaba y alentaba ante la muerte de uno de los nuestros , al caer al vacío o al quedar colgado de la pared con la cuerda alrededor del cuello.
Mientras los torneos existieran, los Señores del Poder continuarían su expansión, su ansia de poseer y de dominar las cordilleras, las cimas, cubriéndolas de extrañas torres metálicas y robándoles su significado, su poesía, su lenguaje.


En medio de aquella tercera ronda, el tercer combate, no sabíamos si ganábamos, si perdíamos ( qué perdíamos? ), el calor de las luces, la aspereza de la roca, los gritos de la muchedumbre pidiendo más dolor, harto, cansado, cubierto de arañazos, de sudor rancio, de gotas de sangre putrefactada, lo decidí. Me esfumé.
No por arte de magia, sino por el arte del engaño. Recordando las enseñanzas de Sun Tzu  me escapé. Desaparecí. 

Decidí poner fin a tantos años de luchas contra parabolíanos, siempre al lado de sus extraños aros metálicos y sus ruidosas máquinas. Los valientes fisuranienses, tan característicos con sus vendajes para intentar soportar mejor los arañazos de las rocas, y expertos en el manejo de extraños artilugios.
Recuerdo a los artificialistas, delgados e ingeniosos, de movimientos más lentos que el resto de combatientes, pero muy hábiles en el manejo de pequeñas y afiladas armas con las que luchaban.


Incluso el día que aparecieron los draytulineros, una raza de monjes llegados de la zona de Antioquia, portaban unas extrañas suelas de pinchos manejadas con destreza y con las que conseguían derribar al rival incluso boca abajo.
Los más valientes, sin duda, los seres solitarios, buenos conocedores de sus límites, desnudos, no hay cuerda, no artilugios, sólo claridad mental, meditación y la potencia de sus manos, mutadas por el paso del tiempo y la mezcla de las razas, al servicio de la lucha y con la única misión de no sucumbir ante el enemigo.


Durante un tiempo pude luchar al lado de las tribus de las Grandes Montañas, pero arrastraban demasiados enseres encima, demasiada carga si uno tiene la necesidad de iniciar una huida. Compartí cobijo y comida con las razas del Sur, muy poco estilo en el arte del combate pero muy decididos a la hora de progresar por los abismos de la Isla de los Estados. Todo esto acabó para mí. No más luchas, no  más combates, no más sangre,  no más dolor.

Deseaba olvidar el ruido de los fisureros obedientes, de los martillos golpeando los dedos del contrincante para evitar que llegue a la cadena, de los Pulsar arrancando el último aliento de un guerrero, de un amigo. 

Conseguí aparcar esos recuerdos redescubriendo otros sonidos, los que provenían de las tierras bajas, de los senderos, de los arroyos y riachuelos y que durante tanto tiempo fueron ahogados y silenciados por el deber y la obediencia a las armas y al arte de la guerra.


Intenté  romper con todo lo anterior (hierros, armas, paredes y vacíos, hombres , guerreros de la roca ). Mi mente necesitaba vaciarse, recuperarse, volver a llenarse de todo lo que mis doloridos sentidos pudieran percibir. Mi espíritu deseaba saltar fuera de los límites que le marcaba mi cuerpo, y llegar a un lugar desde el cual todo le fuera más ajeno y lejano. Ese lugar era el Bosque de los Mitagos .

Un bosque apenas hollado por el hombre y mucho más extenso de lo que marcan los mapas, y en donde sigue existiendo esa magia primigenia que provoca que los sentidos recuperen su inocencia y su significado.

Pero lo ajeno, el acero y los guerreros de la roca parecían ser una constante en mi huida. Uno no puede pretender desaparecer de una guerra sin más, dejar de luchar en el circo de la roca, siempre hay gente dispuesta que pretende obligarnos a acatar las reglas de la guerra o de la paz.
Los tentáculos de la sociedad son largos y numerosos, y al igual que con algunos animales, no basta con cortarlos, vuelven a crecer.
La guardia del gobernador de Eder Kemo me buscaba. Había sido el único capaz de abandonar el Gran torneo, la gran batalla, era un deshonor y una afrenta abandonar la Gran pared, la lucha, renunciar a la cima, a la conquista, la cercana victoria.


Las palabras no iban a servir de nada, se acercaban, la seguridad en mi era total. Mi cuerpo se movía mecánicamente sin la menor duda, mis ojos cerrados y cubiertos con una capa de cera y tapados con una venda, me indicaban de forma instintiva como moverme en el más absoluto silencio, no existía el pensamiento, había aprendido a vaciar mi mente.
Todo surgió sin previo aviso, sin conciencia, como en el pasado, otra escaramuza, otra vez la lucha, el ruido de la batalla, más guerrero de la roca,  zzaaaaasssssss...!!!  De nuevo me pregunté: “Qué hago yo en medio de esta guerra...?” No quiero ni puedo seguir.

En un descuido de mis atacantes, vuelvo a huir, con fuerza, con rabia, con otros arañazos, otras heridas, más nuevas pero igual de dolorosas.

No vuelvo la cabeza.
Llego a mi Bosque, mi refugio, mi casa, mi alma.


Ellos siguen enviando más esbirros, a los hijos de los hijos, a otros guerreros. Es difícil que se acerquen. La leyenda sobre el bosque asusta a las razas de la roca, a los hombres del vacío, ellos siguen sus torneos, sus luchas en la vertical.
Sé que para algunos soy el espíritu que camina, aquél que huyó del plano vertical y se busca a sí mismo en la temida dimensión horizontal, para algunos debo de tener hasta un aspecto monstruoso. Tantos años de luchas, de batallas, dejan marcas, huellas difíciles de entender.
Su imaginación no deja de ser bastante desbordada.
Después de aquella primera escaramuza no volví a recoger mi arnés ni algunos de los artilugios que perdí en la lucha. Dejarlos en aquél lugar era como un símbolo a partir del cual todo empezaba de nuevo. Comenzó por la desgracia, ya que una vieja herida me iba a dejar inutilizado un brazo durante un largo tiempo, pero no iba a poder con mi fuerza mental. Tantos años realizando ejercicios de imaginería Zen iban a dar sus frutos.

Volví a por algunos utensilios. Viejas cuerdas y anillos metálicos, un descolorido y maltrecho escudo, un colgante de amatista que me ofreció un viejo sabio como amuleto de protección y sabiduría.
Ya había probado el sabor de la sangre, de la adrenalina segregada al estar colgado del vacío mientras esquivaba la afilada hoja del arma de un draytulinero, de la sensación de estar colgado de las yemas de los dedos sin encontrar como seguir avanzando en aquél laberinto de movimientos, de texturas ásperas de rocas y nieves. No sé si volveré, pero en cualquier caso, yo elegiré el momento.


Soy consciente de que ya no me queda mucho tiempo, pero tampoco tengo prisa. Miro mis manos, su temblor, su piel, sus marcas. Unas manos conmovidas por la forma de las rocas y de su piel. Vacías sin ellas, sin un otoño lleno de colores.
Unas manos surcadas por el dolor que causa el paso del tiempo, que sé que no se cansarán de recorrer y aprender de su cuerpo, de ese calcáreo antiguo como la vida, testimonio de tantos y tantos amaneceres.

Y sé, que de alguna forma, siempre estaré  cerca de ese mundo lleno de grises y fríos en el que la raza de los hombres tienen prohibida su entrada, y en donde el que lo quiera intentar, deberá entrar sin prejuicios, sin miedos y ligero de equipaje.

FIN  (y principio...)


PD.-  Photos 3 y 4 San Google.
Gracias a todos-as aquellos-as con los que he compartido, cuerda, risas, abrazos, lecturas, enfados, montañas, sueños...

6 de mayo de 2012

VIAJE EN EL TIEMPO ( Encuentro medieval )

Los hombres sabios han descubierto que el tiempo no es absoluto, no hay una continuidad temporal absoluta. El tiempo se pliega sobre sí mismo como una hoja de papel en la que, al doblarla, conseguimos que se toquen sus dos extremos más alejados. Algo así fué lo que nos debió de suceder hace unos días....
Recuerdo con claridad aquella fría tarde de finales del mes de Abril. El cielo gris y plomizo no presagiaba nada bueno. Esto es Mitagowood, un mundo dentro de otro mundo y dentro del Mundo. Ya no hay Glyptodones, pero el tiempo se retuerce y se deforma, ofreciéndonos continuos cambios y diferentes caminos por los que transitar.
Partímos al atardecer con nuestro carruaje por la senda que indicaban de forma clara Rigel y Betelgeuse, y sin saber como, nos vimos envueltos por una extraña neblina, densa y espesa, que nos atrapó de forma vertiginosa, empujándonos hacia un extraño túnel con forma de agujero de gusano, que nos desplazó de forma elíptica y veloz por uno de los múltiples pliegues Espacio-Tiempo, para aparecer horas más tarde, en otro de los mundos del MUNDO.


Los mundos del Mundo, pueden ser refugios, lugares en los que sentirnos en cierta forma protegidos de velocidad y vértigo, de los vicios contaminantes de esos "otros mundos" en los que el pez gordo se come al chico, en los que ya nadie nos cuenta cuentos antes de ir a dormir, sino que los "cuentistas" son los llamados "señores del poder" y además, nos los cuentan a todas horas.


Quizás por eso, de forma casi distraída, todos creamos nuestra propia fantasía, un lugar en el que retirarnos durante unas horas, unos días, en el que sentirnos seguros y felices a pesar de encontrarnos de forma inesperada con un extraño campamento con pabellones y tiendas para pernoctar, rodeados de caballeros con lanzas, de arqueros de dudosa procedencia, o de todo un arsenal de cascos, cotas de malla, mazas y demás enseres dispuestos para la batalla.


Existen otros mundos, en los que uno cantaba y bailaba al ritmo del mar y de las estrellas; hasta que nos atrapó no hace muchos meses un reino olor a  "azufre y decadencia", maligno y de sucios hechizos. Pero en este lugar en el que amanecimos de forma desordenada y a deshoras, nos encontramos con un acogedor castillo que tenía las puertas abiertas de par en par, compañeros fieles y valientes, un escribano que practicaba su arte sobre pergaminos mágicos,..


...Gentes sencillas rebosantes de historias sencillas, pero completas y verdaderas; arqueros de colores que compartían risas y flechas, bellas y sonrientes damas que dedicaban tiempo y corazón a las nobles artes culinarias.



Permanecimos unos días en las tierras de Vall Llobera, donde antiguamente caminaban los lobos en forma libre , y en cuyos límites el hombre ha creado un mundo frío de grises y asfalto.
Por unos instantes nos dejamos llevar por el ritmo lento de la vida, dejando a un lugar los marcadores de tiempo, viajando entre conversaciones de este mundo a otros mundos, disfrutando del especiado sabor del Hipocrás y permitiendo que nuestros cuerpos y nuestras almas soñasen de nuevo con otros mundos, otros lugares, más cercanos, más alejados, inalcanzables...


Mundos en los que el sabor de una agradable conversación, de compartir mesa y sonrisas mientras las velas ardían a diferente velocidad, permitieron que el tiempo estos días no pudiera ser medido, que ni el calor del sol ni el de las estrellas nos indicaran el nombre de los días, que los relojes ya no volvieran a coincidir entre ellos.
Excepto ese reloj de arena ancestral y antiguo como la noche, que une Tierra y Vida y que, en un tiempo no muy lejano, señalará el instante en que nos volveremos a dejar atrapar por ese agujero de gusano, viajáremos de nuevo entre espacio-tiempo y nos re-encontraremos con nuevos y viejos amigos-as entre bosques sagrados y bajo el canto sagrado de la Luna.



POSDATAS VARIAS :
.- Otras fotos y otra crónica en la web de los amigos de ARCOFLIS...
( Ha sido un placer.. !!! )
.- Y si queréis saber la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad, os recomiendo que os dejéis llevar durante un buen rato, por el buen saber y el buen narrar de nuestro querido Maese escribano ( y amigo ) Enrique de ÇaragoÇa...

4 de abril de 2012

ENSOÑACIÓN...


Ensoñación: Uno de los seis o siete estados en que se puede considerar la conciencia y que se caracteriza por una percepción muy atenuada de los estímulos del mundo exterior.


Un cálido atardecer y una luz casi musical se ofrecieron ante mí. Me escapé a saltar entre matojos dejándome volar, me revolqué en dunas llenas de espuma, corrí tras el horizonte hasta perder el aliento…


Uno olvida con facilidad que siempre se debe estar presente. Las piernas cansadas, respiración entrecortada, el corazón latiendo con fuerza, no toco el suelo. Caigo… !!!
Una superficie acuosa, irisada y cristalina me rodea, intuyo mi silueta. Esa textura…esa mirada..una Testudo hermanni…!!! Me he caído en el ojo de una tortuga…!!!


Boquiabierto, me dejo resbalar sobre mi propio reflejo y me encuentro con una diminuta tortuga que mientras me observa, llena de sabiduría, me susurra enseñanzas ancestrales: Equilibrio, el Gran círculo, estar presente, ser, escuchar, aceptar…


Mientras alzo la mirada, le pregunto cómo salir de este agujero. Al volver la vista, me doy cuenta de que en realidad estoy en un sueño.
Ella abre su enorme ojo con una sonrisa benévola, mientras en su púpila va apareciendo el globo terráqueo, en el corazón del cual, creía encontrarme…


PD.- Que tengáis unos estupendos días vacacionales. Cuidado en la carretera y en las montañas.. !!!

13 de marzo de 2012

BLOQUELANDIA...

BLOQUELANDIA era una minúscula y pequeñísima zona de boulder, famosa en el mundo entero, (sobre todo por lo hermosos, aunque pequeños, bloques y piedras que formaban este maravilloso rincón de escalada ).


Los escaladores locales eran cada vez menos, y menos, y menos. Eran muy pocos los que quedaban. El resto, se había marchado en busca de bloques más altos, y más grandes, y más.. y más....

BLOQUELANDIA no se distinguía por la altitud de sus bloques ( os he dicho ya qué era una minúscula y pequeñísima zona de boulder ...??? ) Tampoco solía salir en los mapas. Era tan pequeña que siempre quedaba tapada por alguno de los símbolos.


Pasaron los lustros ( un lustro = 5 años... ) , y la zona cayó en el olvido. Los pocos bloqueros locales que quedaban, también se marcharon, al conseguir ganar una especie de concurso para gestionar algo parecido a una zona de bloque y escalada, pero hecho de resina, con presas de colores, encerrados entre paredes de hormigón y bajo luz artificial .

La desgracia y la mala suerte se abatió sobre BLOQUELANDIA... inmersos como estábamos en plena era del consumismo, BLOQUELANDIA se fue "consumiendo" lentamente, poquito a poquito... Hasta que un día, la erosión, el viento, el agua, no dejaron ningún resto de esa maravillosa zona.
Se extinguió.


La moraleja del asunto, viene a querer decir, más o menos, que no seamos tontos, que el mundo está lleno de pequeñas cosas que son realmente maravillosas. Sólo basta con sentarse, y saberlas apreciar....

Colorín, colorado....SED FELICES...!!!


PD.- Cuentito inspirado en una historieta cómiquera de THA y de JOAN THARRATS (gracias por la dedicatoria. ;-)))

16 de noviembre de 2011

CUENTITO DE CASI INVIERNO...


Erase una vez que se era, dos pequeños y sonrientes niños, IAN y ZAYDA. Vivian en una de esas ciudades en las que el asfalto y las prisas han engullido sin piedad, aquellos rincones en los que poder jugar durante horas, inventando historias, siendo nómadas o viajeros intemporales que llegan a lugares mágicos en países imaginarios.


Un buen día, IAN y ZAYDA decidieron escaparse juntos para casarse y llegar hasta la montaña más hermosa del planeta. Eran compañeros del colegio y siempre andaban buscando los colores verdes de la hierba, los azules del mar y del cielo, los blancos de las gordas nubes y de lo más alto de las cimas. Decidieron huir del negro del asfalto y del gris de los edificios.

IAN había dicho en casa que le gustaría llegar hasta una montaña mágica que había visto en un mapa en clase de Geografía, una montaña blanca y preciosa y cuyo nombre significaba “el collar de la madre y de la perla”, aunque todo el mundo la conocía como Ama Dablam. Quería encontrar ese collar, se lo quería regalar a su amiga ZAYDA, su compañera de juegos, de viajes inventados.


Su padres, como en otras tantas ocasiones, no prestaron excesiva atención a lo que familiarmente llamaban “otra de las fantasías del niño”. Un jueves al mediodía, decidido y sonriente, partió a la búsqueda de la montaña mágica. Al salir del comedor escolar, cojió de la mano a ZAYDA, cogieron prestados un poco de pan y algo de fruta, esperaron a que cuidadores y profesores se dieran la vuelta, y en un plis-plas, se perdieron entre esas calles llenas de gente que no sabían lo que buscaban.

No les duró mucho su aventura, una deliciosa y romántica aventura en busca de la montaña con la que ambos soñaban. El guardia forestal que los encontró, se sorprendió de que dos niños de 9 años, hubieran caminado una quincena de kilómetros, y hubieran pasado una noche solos, durmiendo en medio de un espeso bosque lleno de vegetación.


El pequeño Romeo y su Julieta estaban despertando, abrazados el uno al otro, tumbados en la hierba y sin muestras de tener ningún miedo. En el día y medio que duró su huída, no les dió tiempo a llegar al mar, ni acercarse siquiera a su montaña. Además, deberían esperar unos cuantos años para poder casarse.

El resultado, triste y real, de la aventura, es que a IAN le puede haber salido la historia al revés:

1.- Por no haber podido llegar a la montaña de sus sueños, es posible que sus padres le hagan renunciar a los suyos de una vez por todas.

2.- ZAYDA le ha dicho que ya no le gusta, que se ha dado cuenta de que es más bajito que ella, y que esas pecas de la cara ya no le parecen divertidas. La madre de ella ha aprovechado para culpar al pequeño Romeo de haber obligado a su hija a fugarse.

3.- Los padres de IAN, han decidido quemar todos los libros de historias de montañismo, aquellos bellos mapas de lugares lejanos y con nombres tan raros ( Himalaya, Pamir, McKinley ) que provocaban tantas y tan “negativas” fantasías en el niño, y encerrarlo durante algún tiempo, en un colegio internado y lejos de las montañas.


Lo cierto de toda esta historia, es que la fuga de IAN y ZAYDA, la habían planeado los dos, hace ya mucho tiempo, mientras jugaban y soñaban en el patio, mientras se divertían haciendo un mapa con ramas, hojas y arena, con las formas de esas montañas, como el que un viejo profesor lleno de canas y con la mirada contagiada por la belleza de todas las cimas del mundo, les había mostrado en una clase de Geografía.

Y que se pongan como se pongan los padres de ambos, podéis estar seguros que lo que más les preocupa a IAN y a ZAYDA, es no saber cómo llegar a esa montaña hermosa y mágica con la que, tanto ellos, como yo, llevamos soñando desde hace tiempo.